Lic. Claudia Messing Lic. Claudia Messing Lic. Claudia Messing
 
Inicio Home Formación y Supervisión Asesoramiento Institucional Asistencia Psicoterapéutica Investigación y Publicaciones Notas y Entrevistas Directivos y Profesionales Contacto y Newsletter
 

 

Publicaciones de la Licenciada Claudia Messing

 

“SIMETRÍA ENTRE PADRES E HIJOS. Efectos de la mimetización inconsciente con el adulto a nivel emocional, educativo, vocacional y social.” Editorial Noveduc.

SIMETRÍA ENTRE PADRES E HIJOS. Efectos de la mimetización inconsciente con el adulto a nivel emocional, educativo, vocacional y social.

 

“DESMOTIVACIÓN, INSATISFACCIÓN Y ABANDONO DE PROYECTOS EN LOS JÓVENES. Orientación vocacional y vínculos familiares.” Editorial Noveduc.

desmotivación_ insatisfacción_y_abandono_de_proyectos_en_los_jovenes_Claudia_Messing

 

Novedades

Próximos eventos y cursos

Escuela para padres

Videos de Claudia Messing



 

 

 

 

Abordaje de las Dificultades para poner límites

Las dificultades que atraviesan los padres para sostener y crear nuevos modelos de autoridad y contención en las familias -en el marco del desconocimiento de la simetría inconsciente como cambio de la subjetividad- se potencian y realimentan continuamente con las múltiples presiones y transformaciones del contexto. La sociedad post-industrial, flexible, globalizada, necesita de una subjetividad simétrica, flexible, volátil, fluida, individualista, hedonista, consumista, donde los niños desde pequeños -tratados como iguales- puedan tomar sus propias decisiones como consumidores. La amenaza permanente de exclusión, la incertidumbre y la falta de certezas, el cambio de valores y paradigmas de la posmodernidad, el “fracaso” de los caminos tradicionales de ascenso social a través del trabajo y el estudio, la presión permanente del mercado y los medios de comunicación hacia el consumismo, exitismo, hedonismo, individualismo y facilismo, en el marco de un estado debilitado en su función reguladora se unen a los déficit de formación que arrastran de la educación secundaria produciendo nuevas sintomatologías emocionales, educativas y vocacionales que redundan en cronicidad o abandono de los estudios, e incremento de la marginalidad entre los jóvenes:

 Hiperexigencia, intolerancia a la frustración y temor al fracaso.

 Desmotivación, desinterés y apatía ante el mundo del afuera.

 Fragilidad y falta de consistencia de sus intereses vocacionales.

 Desconexión emocional de sí mismos y del mundo exterior.

 Conductas fóbicas en el estudio y ante el compromiso con una carrera.

 Fuertes dificultades de aprendizaje.

 Deterioro del pensamiento abstracto y simbólico.

 Contagio emocional, impulsividad y violencia

 Marginalidad y abandono de los estudios superiores

Estas nuevas sintomatologías emocionales, educativas y vocacionales fueron analizadas en “Desmotivación, insatisfacción y abandono de proyectos en los jóvenes. Orientación Vocacional y Vínculos Familiares” dentro de la Colección Familia/s que dirige Eva Giberti en la Editorial Noveduc. Retomaremos sus conceptos centrales agregando nuevos desarrollos.

1. Hiperexigencia, inmediatez, intolerancia a la frustración y temor al fracaso. Desde la posición de adultez y saber en la que están ubicados inconscientemente los jóvenes se exigen “saber” y si no lo logran, se desmotivan y desvalorizan profundamente. La posición de simetría genera una gran hiperexigencia, intolerancia a la frustración e intensos bloqueos frente al proceso de aprendizaje. En el momento de la elección de la carrera no existe la idea de proceso ni el permiso para poder equivocarse. Cualquier frustración es vivida como fracaso. Asimismo cualquier comentario adulto es vivido como crítica y desvalorización, produciendo una baja en su autoestima y también reacciones de violencia y abandono del hogar como las adolescentes que dejan su familia porque el novio no es aceptado. (“Me fugué porque no aceptaban a mi novio, Clarín. 22-08-04). Este lugar de “grandes” en el interior de sus casas, los paraliza en el mundo del afuera. Los jóvenes tienen un gran miedo al fracaso que los paraliza en sus proyectos y elecciones de carrera. Se hacen cargo masiva, concreta y puntualmente del mandato de éxito que transmite el mercado de consumo y los medios masivos de comunicación y también del temor de sus padres que presionan por carreras que les aseguren “el éxito” como si esto fuese atributo de alguna carrera. También se atemorizan frente al mundo del trabajo y aún estando recibidos no toleran la idea de equivocarse, tienen que saber antes de aprender, y esto los hacer rechazar posibles trabajos profesionales y vegetar en tareas como por ej. telemarketer por debajo de sus posibilidades de capacitación y formación. La posición de simetría ubica a los jóvenes en una posición de omnipotencia, en la cual está ausente la idea de proceso, de aprendizaje, por la cual se sienten terriblemente exigidos a no fallar, a no equivocarse. Según una encuesta de Gallup, la mitad de los jóvenes entrevistados entre 1000 personas de 18 o más años padecen stress, falta de energía o depresión en el último año (La Nación 23-10-07).

2. Desmotivación, insatisfacción, desinterés hacia el mundo del conocimiento, intereses frágiles e inconsistentes. Al estar ubicados internamente en un lugar de saber nada les resulta lo suficientemente motivante o interesante. Estudiar se convierte más en obligación derivada de las presiones del medio que una verdadera motivación hacia el conocimiento. Los intereses vocacionales a partir de allí resultan frágiles e inconsistentes. Más del 40 % de 1000 jóvenes encuestados por el Centro de Opinión Pública de la Universidad de Belgrano entre octubre de 2003 y febrero de 2004 manifiestan “estudiar a desgano la carrera elegida”. El 50% de los jóvenes inscripto en el CBC de la UBA abandona sus estudios antes de acceder a la carrera y sólo el 20% de los matriculados en todo el sistema universitario de grado y pregrado se recibe cada año (SPU-Ministerio Educación). El 25% de los estudiantes que se anotan cada año en las universidades estatales no aprobó ninguna materia el año anterior y casi el 20 % en las privadas. (La Nación 16-3-08).

3. Desconexión emocional y apatía. La excesiva cercanía e indiferenciación de los vínculos actuales, refuerza los temores a la indiscriminación propios de la adolescencia, obligando a los jóvenes a desconectarse emocionalmente de sus padres para encontrar algún tipo de separación. Pero lo que debía ser un mecanismo de defensa instrumental se convierte en un estado cuasi permanente. Este proceso de desconexión les impide la conexión consigo mismos y con sus propios intereses vocacionales y se extiende al resto del mundo externo produciendo desgano, apatía y desinterés general por el mundo del afuera. A partir de allí nada va a resultar “lo suficientemente interesante”. Este mismo proceso de desconexión aparece en los embarazos adolescentes donde la desconexión es tan grande que pueden llegar a cursar gran parte del embarazo sin darse cuenta.

4. Desconexión emocional, impulsividad y fallas en el pensamiento simbólico. Dificultad para jerarquizar en el aprendizaje y en la vida cotidiana. “Todo vale igual”. Visión distorsionada de la realidad. La falta de incorporación de las jerarquías grande–chico dentro de la familia genera dificultades importantes para diferenciar, categorizar, simbolizar y jerarquizar tanto en el aprendizaje sistemático como en la vida cotidiana. Cualquier frustración puede ser maximizada y cualquier comentario puede ser tomado en forma literal, generando angustia, impulsividad y reacciones desmesuradas. Las palabras pierden su dimensión metafórica y adquieren dimensión de cosas por eso los chicos y jóvenes pueden fragilizarse y violentarse ante los comentarios de padres, profesores o de los propios compañeros. La simetría produce una visión distorsionada de la realidad donde solo vale la propia percepción. La desconexión emocional de sí mismos y las fallas en la posibilidad de simbolizar y jerarquizar, explican reacciones violentas como las que se observan cotidianamente, que pueden llegar hasta el asesinato. Un chico de 12 años puede planificar la muerte de un compañero que lo ofende con sus burlas (Crimen de Ituzaingó, Clarín 2-10-07), un alumno puede apuñalar a otro en una escuela de Villa Gesell (Página 12, 28-3-08), otro adolescente de 15 años en Misiones, asesina a su compañero de 16 durante una discusión por una chica a la salida del colegio (La Nación, 5-4-06); una chica de 13 años es agredida a golpes y patadas por sus compañeras que la consideraban “muy linda” y termina con la nariz fracturada en San Isidro; en Sta fé, otra joven recibió cortes en la cara( Clarín, 5-4-08) y siete adolescentes cordobeses pueden prenderle fuego salvajemente a un joven con retraso mental “para divertirse”(Clarín, 17-4-08) entre otros múltiples y graves episodios cotidianos.

5. Conductas fóbicas frente al estudio y el compromiso con una carrera. La falta de límites provoca una multiplicidad de síntomas y ansiedades fóbicas que aparecen en la situación de estudio, en los exámenes y ante el compromiso con una carrera. La idea de estudiar una carrera les despierta fuertes sensaciones de encierro, agobio o aburrimiento. Sienten un gran temor a quedar atrapados en la carrera elegida, tienen miedo a asfixiarse, a perder su libertad, a que el estudio les impida hacer otras cosas, como estar con los amigos, jugar al fútbol, tocar la guitarra o tener tiempo para no hacer nada. Otros experimentan esas mismas vivencias claustrofóbicas durante el cursado de sus carreras. Muchísimos jóvenes no logran avanzar en sus carreras porque sus conductas fóbicas y evitativas les impiden estudiar. A menudo consultan pensando que se equivocaron de carrera cuando lo que les pasa es que no logran sentarse a estudiar, no pueden concentrarse ni organizar un método de estudio medianamente eficaz, se angustian, se duermen, desarrollan técnicas evitativas y se distraen permanentemente. Por otra parte la mayoría de los estudiantes arrastra también graves problemas de aprendizaje del nivel anterior que también perjudican su adaptación a los estudios superiores.

6. Simetría y mimetización masiva inconsciente con historias de los padres. Simétrico es idéntico, la falta de separación e individuación entre padres e hijos los hace mimetizarse masiva e inconscientemente con las situaciones vitales, edades, historias y situaciones traumáticas no elaboradas de padres y abuelos. Esto que se vivencia cotidianamente en la clínica se puede observar también en los dibujos proyectivos de los jóvenes, en sus propios comentarios y relatos descriptivos, en la inestabilidad o carencia de apoyos, en las heridas y edades de sus árboles que coinciden en gran medida con las edades de padres y abuelos y también con sus situaciones traumáticas. Por ejemplo el proceso de mimetización con los padres e identificación con los abuelos se observa muy nítidamente en los adjetivos utilizados para describir sus propios árboles, que pueden ser calificados como: grande, viejo, autosuficiente, fuerte, maduro, antiguo, gastado, duro, seco, pasando el otoño, firme, resistente, sabio, robusto, rígido, derecho, majestuoso, imponente, arraigado, completo, frondoso, indestructible, en jóvenes que no pasan los 17 años de edad. La simetría entre padres e hijos se puede observar también en el vínculo que hoy los nietos mantienen con sus abuelos. La pérdida de un abuelo es sentida en algunos casos mucho más dramáticamente por los nietos que por los propios hijos, ya que la paridad con sus padres los ubica casi como hermanos. Por lo tanto no se muere un abuelo, sino una figura paterna o materna. Los hijos ya no se identifican con los padres, sino que los copian, se mimetizan masivamente con ellos y en cambio se identifican con los abuelos. Esto se puede observar por ejemplo en la identificación con las edades y características de algún abuelo. Un joven de 17 años puede describir su árbol diciendo que es : “grande, viejo y divertido”; “mi árbol hace largo tiempo que se dedica a observar”; mi árbol hoy cumple 23 años, está cansado, viejito; etc ; también se puede observar en los discursos y comentarios de los jóvenes donde muchas veces parece que hablara un anciano, por los términos que utilizan, por las ideas que transmiten. En ciertos gráficos de “persona” aparecen dibujados personajes antiguos, con bigotes; en las elecciones vocacionales cada vez más se observa la identificación entre nietos y abuelos, salteando a los padres como figuras de identificación.

7. Simetría y Violencia en las escuelas: contagio emocional, desprotección frente a la violencia del afuera. La excesiva cercanía e indiscriminación con los padres los hace contagiarse de sus estados emocionales, carecer de figuras protectoras frente a la violencia del afuera. Se produce una verdadera potenciación entre la simetría interna de los jóvenes y las situaciones de violencia de la sociedad actual. La desconexión y distancia emocional con los padres deja a los hijos sin barreras de protección y los expone a todo tipo de contagio emocional y por lo tanto a todo tipo de actuaciones. Muchísimas situaciones de violencia en las escuelas son el resultado de la sobrecarga y contagio emocional con situaciones cotidianas de los padres, compañeros y de los estímulos externos, incluyendo la suministrada por los medios masivos de comunicación, video juegos y nuevas tecnologías interactivas. A los efectos masivos del cine y la TV se le agrega el de las nuevas tecnologías interactivas donde las agresiones y burlas entre jóvenes y a docentes son subidas a blogs y videos on-line como You Tube, produciendo un efecto inmediato de estímulo y contagio. Mucho se ha escrito acerca de la pérdida del poder socializante de los padres a expensas del mercado del consumo y de los medios masivos de comunicación. Pero es importante señalar que este poder se hace fuerte y avasallante, sólo allí donde los padres han perdido su capacidad de protección y diferenciación. Cuando los hijos quedan ubicados como iguales, quedan interiormente solos, sin puntos de apoyo ni capacidad para diferenciar y jerarquizar entre los estímulos del afuera. Un estudio realizado en el 2008 por las Universidades Nacionales de Bs. As. , Rosario, La Plata, Córdoba, Comahue, Mar del Plata, San Luis, y Tucumán, encargado por el Ministerio de Salud de la Nación, entre 5.697 chicos y chicas de 6 a 11 años de 87 escuelas públicas y privadas, concluyó que el 15 % de los chicos está en una situación de alta vulnerabilidad psicológica, el 4,3% muy alta y el 28% en vulnerabilidad mediana. El mayor problema es la agresividad con el 46% de los casos, el 43% tienen ansiedad y depresión, y el 41% problemas sociales y de atención. (Clarín 6-4-08). Según otro estudio sobre violencia en la escuela media realizado por investigadores del Instituto Gino Germani de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA entre 4971 alumnos de escuelas públicas de 21 provincias argentinas, el 52% de los alumnos sufre o ejerce violencia. El 17% de los casi 5000 estudiantes consultados dijo haber cometido un acto de violencia en el último año como golpear a un compañero, amenazar u obligar a otro a hacer algo indeseado para hostigarlo.

8. Deterioro del acceso al pensamiento abstracto. La falta de límites y jerarquías internalizadas dentro de la familia se traduce en un deterioro de sus funciones lógicas que luego impide o dificulta la comprensión y manejo de las categorías abstractas de los estudios superiores como se observa en los fracasos masivos a las universidades nacionales. Un estudio de Elida de Gueventer realizado en 1995 entre los jóvenes escolarizados en los mejores colegios de Capital y Gran Buenos Aires demostró que entre 1971 y 1995 las funciones lógico-abstractas habían pasado de un 71 % de los jóvenes que alcanzaban el nivel esperable al 17,8 %. Y estamos hablando de 1995 y de los jóvenes que tienen acceso a una educación privilegiada, pensemos que pasará ahora en 2009, entre sectores mucho menos favorecidos y también en el resto del país. Por eso es que, por más campañas que se hagan para volcar a los jóvenes hacia las ciencias básicas y las ingenierías, las fallas en su pensamiento lógico-abstracto les impide sentirse preparados o atraídos por estas carreras. Esto también explica que los jóvenes se vuelquen cada vez más, hacia carreras más prácticas, concretas, que requieren una menor utilización del pensamiento abstracto, como gastronomía, turismo, organización de eventos, producción de radio y TV, diseño gráfico, relaciones públicas, diseño de indumentaria, etc.

9. Abandono de las carreras, fracaso en los estudios. Pasividad, desubicación y marginalidad. Las secuelas de la simetría (hiperexigencia, desconexión emocional, desmotivación, apatía, desinterés, intolerancia a la frustración, fallas en el pensamiento lógico, en la actitud y disposición ante el aprendizaje, conductas fóbicas ante el compromiso con la carrera y el estudio y etc.) se combinan con las grandes déficits de las formaciones anteriores y las múltiples presiones del contexto, determinando finalmente el fracaso en los estudios y /o el abandono de las carreras. Los efectos de la simetría se potencian con la reducción del mercado laboral y el aumento de los requerimientos de acceso al mismo, acrecentando el número de jóvenes que ingresan en la marginalidad. En mayo del 2003 de acuerdo a datos del Indec eran 1.413.537 los adolescentes” entre 15 y 29 años que no trabajaban ni estudiaban en la Argentina. Hoy según datos oficiales todavía hay más de un millón de jóvenes que están en esta misma situación.

 

Palermo, CABA | Tel./Fax 5411.4772.4900 / 5411.4775.6985 | e-mail: lic.claudiamessing@gmail.com
Copyright © 2012 IASI - Instituto para el Abordaje de la Simetría Inconsciente - Claudia Messing. Todos los derechos reservados. Sitemap